Search
  • Rita

Días de pandemia

Muchos hemos estado experimentando incertidumbre.


El miedo y la inseguridad han estado flotando entre nosotros, entrando y saliendo de nuestros pensamientos, estremeciendo nuestro cuerpo por momentos.Todo eso es natural. La situación nos está sacudiendo, nos está animando a movernos, se ha vuelto un compañero que estará por un tiempo indeterminado.

Y comenzamos el baile entre actuar y esperar.

Damos un paso y esperamos, vemos el movimiento que nuestro compañero hace y actuamos en consecuencia. Sabemos que por un tiempo debemos convivir, es una de esas circunstancias que no hemos podido elegir.

No la elegimos pero de ahí en adelante, estamos en posición de elegir cómo vamos a actuar. Es entonces que nuestras prioridades deben prevalecer.


¿Cuáles son nuestras prioridades?


No olvidemos comenzar de lo más básico a lo más complicado. El día a día es esencial. Hay que ver cómo vamos a pasar el día a día porque el cómo nos sintamos va a llevarnos a algún futuro. Manténantén las cosas necesarias al punto. Comida, higiene, tiempo de relajación, cariño. El autocuidado es un elemento realmente importante. Estas cosas son las primeras que necesitamos observar y llevar a cabo de manera puntual porque de ello depende algo indispensable: nuestra salud.


Y no solo nuestra salud física, también mental.


Estos días de encierro, que se han prolongado más allá de un par de meses, pueden hacer estragos en nuestro cuerpo y mente. Día a día podemos estar ganando peso, podemos gestar una enfermedad mental y después, de pronto, podríamos no reconocernos ante el espejo. Eso es algo que hay que tener en mente. Losos cambios más permanentes difícilmente se hacen de la noche a la mañana: van germinando, van creciendo, los alimentamos con cada acción que repetimos continuamente sin darnos cuenta. Y estos cambios pueden ser para bien o para mal, sin duda.


Ahí la importancia de que aquello que hacemos cada día, aporte a la vida que queremos a largo plazo.


A muchos nos ha ganado el pánico por momentos, nuestra imaginación entra y sale de diferentes escenarios. Debes saber que es eso, imaginación. Ninguno de esos escenarios es real. Justo ahora estás aquí, leyendo esto, no ha pasado más que lo que ha pasado hasta este momento. Y lo que hagas ahora es el hilo del que se coserá nuestro futuro. Por eso es necesario que pongas atención a lo que estás haciendo ahora.

Y si justo ahora la ansiedad no te suelta, si justo ahora la tristeza se ha estacionado en ti, si el miedo es demasiado, déjame decirte algo: sabes cómo regresar a ti. Todos y cada uno sabemos cómo regresar a uno.

Respira. Pon atención a tu respiración, obsérvala, coloca una mano sobre tu abdomen y concéntrate en sentir cómo sube y baja tu mano siguiendo el ritmo de tu respiración.

Pon música, necesitas sentir tu cuerpo y la manera más directa es seguir la música. Muévete al ritmo de la música que más te gusta.

Piensa en algo que te guste mucho, recuerda un evento agradable y sonríe. Aunque de momento no sientas muchas ganas, sonríe. Aunque de momento no parezca sincero, hazlo.

Y llora. Si la emoción te invade, llora. Deja que salga tanta emoción.


Ni el pasado ni el futuro son reales. Solo el momento presente.

4 views0 comments

Recent Posts

See All

Desempleado en 2021

Comienzo este texto a las 11 am del primero de enero del 2021. Con la novedad que en las últimas 72 horas se me notifico que a partir del día de ayer soy un agente laboralmente disponible... Sin ahond

©2019 by El Sendero Holístico. Proudly created with Wix.com